Debo reconocer que se me hizo un hueco en el estomago cuando vi aparecer en la pantalla del cine los créditos finales, supongo que al igual que yo, muchos de ustedes sintieron la misma sensación, una especie de vacío inexplicable. Y aunque ya no habrá más películas sabemos que Harry Potter no morirá jamás, una obra maestra como está trascenderá a lo largo de la historia, pasará de generación en generación hasta el fin de los tiempos.

No hay comentarios: